jueves, 30 de noviembre de 2017

Los 21 nuevos tipos de trabajo que la tecnología creará en los próximos diez años

Uno de los grandes miedos de la actualidad es que las máquinas acaben quitándonos el trabajo. De hecho, según algunos estudios, puede que para 2030 entre 400 y 800 millones de personas vean sus puestos de trabajo ocupados por robots o Inteligencia Artificial. Pero no todo son augurios negativos, ya que también se crearán nuevos puestos de trabajo derivados de las nuevas tecnologías que hoy ni siquiera existen.

Por lo menos así lo ha revelado un estudio publicado por el 'Center for the Future of Work', una organización que se encarga de examinar cómo evoluciona el trabajo en respuesta a las nuevas tecnologías. El estudio analiza las principales tendencias macroeconómicas, políticas, demográficas, socioculturales, empresariales y tecnológicas de hoy en día, y se basa en ellas para deducir cuales son los nuevos trabajos que aparecerán en los próximos 10 años.

El 'Center for the Future of Work' asegura que el tipo de trabajos existentes lleva décadas cambiando por completo para seguir el ritmo de la tecnología, por lo que no deberíamos preocuparnos de que los humanos nos quedemos sin él. Después de todo, aseguran, las máquinas e IA seguirán necesitando de humanos para poder operar correctamente en los próximos años.

En su visión del futuro también aseguran que lo único que harán los robots será quitarnos los trabajos de peor calidad, mientras que nosotros podremos aspirar a otros mejor remunerados (aunque necesitando una mejor cualificación). Además, recuerdan que los robots pueden solucionar muchos problemas, pero también crean otros, y de ahí es de donde nacen sus propuestas de cara al futuro.

Estos veintiún trabajos de la lista se pueden agrupar en tres áreas concretas, que según la organización deberíamos dominar para asegurarnos el trabajo del futuro. La primera es el 'coaching' y la capacidad de poder entrenar e instruir a otras personas, y después tenemos la habilidad de identificar patrones para conectar personas y promover la colaboración entre hombre y máquina. Por último tenemos la capacidad de cuidar y ayudar a mejorar la salud y el bienestar de las personas.

ESTOS SON LOS 21 TRABAJOS DEL FUTURO

A continuación te vamos a listar cuales son, según esta organización, los veintiún trabajos que nacerán en los próximos diez años, y que se convertirán en la piedra angular de los trabajos del futuro. De cada uno de ellos te daremos una pequeña descripción así como la preparación que creen que hará falta.
  • Detective de datos: Sería una persona encargada de investigar los "misterios" del Big Data, e interpretar lo que estos datos le están queriendo decir a las empresas. La organización calcula que para este trabajo hará falta tener experiencia en investigación, experiencia en la legalidad como abogado o asistente legal, estudios en ciencia de datos, o grados superiores en matemáticas, filosofía o economía.
  • Crea tu propio facilitador de IT: Su objetivo sería crear una plataforma de autoservicio automatizada que permita a los usuarios seleccionar las aplicaciones IT deseadas, así como crear asistentes virtuales para mejorar el rendimiento de los empleados. Será un trabajo cualificado para el que haga falta un Máster en IT, ciencias compotacionales, ingeniería o administración de negocios, así como una buena experiencia probada en el sector.
  • Oficial de abastecimiento ético: Sería el encargado de asegurarse de que la distribución del ingreso corporativo se alinee con los estándares establecidos por los clientes y empleadores de la empresa, investigando sus deseos éticos y la manera en la que se obtiene y se gasta el dinero de la empresa. Harían falta personas con dotes de comunicación, capacidad analítica y antecedentes educativos o experiencia en negocios.
  • Gerente de Desarrollo de Negocios de Inteligencia Artificial: La IA ayudará a realizar muchas tareas en el futuro, pero las empresas que las desarrollen seguirán necesitando personal cualificado para encontrar clientes que quieran comprárselas. Para este trabajo hará falta conocimientos y experiencia en IA y machine learning, así como conocimiento de desarrollo empresarial y ventas.
  • Experto de Edge Computing: En lugar de realizar procesar datos en un servidor centralizado, con el Edge Computing cada dispositivo de la red desempeña su propio papel en el tratamiento de la información, y hará falta expertos que sepan mantener estos sistemas. Para acceder a este puesto hará falta un doctorado en ciencias computacionales, electrónica, telecomunicaciones, ingeniería eléctrica o similares.
    • Walker/Talker: En el futuro, con la máquina ocupándose de los trabajos más pesados posiblemente la gente viva más, y harán falta más personas que se hagan cargo de los mayores. En este trabajo no haría falta una gran cualificación, tan sólo no tener antecedentes penales y disfrutar interactuando y sobre todo escuchando a otras personas.
    • Consejero de Compromiso de Fitness: La obesidad es y posiblemente será una de las grandes epidemias del mundo moderno, y aunque los wearables nos ayudarán con nuestros ejercicios seguirán haciendo falta personas para motivarnos a hacer actividades físicas y mejorar nuestra alimentación. Para el puesto, hará falta tener experiencia en consejería individual o en nutrición o psicología, así como un entendimiento de los wearables y nuevas tecnologías.
    • Técnico de asistencia sanitaria asistido por IA: El puesto implicará combinar trabajos presenciales con pacientes generales y el trabajo remoto con los pacientes más vulnerables, en lo cual ayudará la IA. Para este trabajo hará falta experiencia y un grado universitario en enfermería o un campo relacionado, así como sentirse cómodo y ser competente en el manejo de paquetes de software y equipos de tests digitales.
    • Analista de Cyber ​​City: Las ciudades del futuro recopilarán datos de sus activos y sus ciudadanos, y hará falta gente cualificada para analizarlos, asegurar su seguridad y reparar los flujos de datos automáticos defectuosos o pirateados. Harán falta conocimientos informáticos, en circuitería, analítica e ingeniería digital.
    • Director de Cartera Genómica: La biotecnología hará que se creen empresas especializadas en el análisis de ADN y edición genética, y hará falta gente encargada de comercializar estas soluciones y las nuevas medicinas que se creen a partir de ellas. Para este trabajo se prevé que será necesaria una licenciatura con un enfoque específico en genómica, así como experiencia en laboratorios y marketing.
    • Gerente de equipos Hombre-Máquina: En el futuro cada vez será más común que los humanos tengan que unir fuerzas con robots y software de IA en sus puestos de trabajo, y hará falta un responsable que ayude a optimizar estos trabajos y que máquinas y humanos consigan trabajar bien juntos. Para obtener el puesto hará falta un postgrado en psicología experimental o neurociencia, y un máster relevante en informática, ingeniería o recursos humanos. También experiencia en alguna de estas áreas.
      • Entrenador de bienestar financiero: Con la explosión en la banca digital, los pagos de Bitcoin y los micropréstamos será muy difícil controlar el dinero, y a muchos clientes les costará entender las estructuras de tarifas y las mejores tácticas de gestión financiera. Y alguien tendrá que encargarse de enseñarles. Para este trabajo harán falta estudios superiores en finanzas y negocios, capacidad de entender las motivaciones de los clientes y entender todo este entramado de dinero digital.
      • Sastre digital: Las tiendas de ropa online posiblemente evolucionen hasta el nivel de ofrecer servicios en los que un sastre vaya a tu casa para ayudar a diseñar tu ropa con herramientas digitales. Para el puesto harán falta experiencia y/o calificaciones en moda, sastrería, costura, tapicería y artes en general, así como don de gentes y trabajar cómodamente con nuevas tecnologías y software.
      • Director de confianza: En el futuro las empresas necesitarán oficiales financieros de confianza y experimentados que trabajen con sus equipos internos para mejorar su presencia financiera, haciendo "malabarismos" con las criptomonedas y la necesidad de una mayor transparencia. Para el puesto harán falta entre 5 y 10 años de experiencia en campos como el comercio de criptomonedas, blockchain, comercio financiero tradicional, relaciones públicas y marketing, así como un Máster en finanzas, gestión de inversiones, economía o contabilidad.
      • Analista de Machine Learning cuántico: La computación cuántica seguirá revolucionando la industria en los próximos años, por lo que hará falta gente capaz de analizar y ayudar con el desarrollo de sus algoritmos. Se necesitarán personas ambiciosas con experiencia en Machine Learning y al menos un título de postgrado en estadísticaa, matemática, física, ingeniería eléctrica o informática.
      • Sherpa de tienda virtual: El comercio online seguirá creciendo, y es posible que las grandes cadenas mejoren la figura de la asistencia virtual para ofrecer un servicio de asistentes que escuche y entienda las necesidades del cliente y les guíe a través de un creciente catálogo online. Únicamente se requerirá un título de secundaria, experiencia trabajando con clientes, dotes de comunicación y experiencia con los programas informáticos que se utilicen.
      • Agente de datos personales: El valor de los datos personales seguirá en aumento, y harán falta "brokers" que ayuden a las empresas a intercambiar y vender los datos en nombre de los clientes, así como rastrear nuevas formas de maximizar la obtención de datos. Harán falta personas con grandes dotes analíticas, entendimiento de las leyes y aptitud para trabajar con grandes volúmenes de datos.
      • Curador de memoria personal: Crearán entornos virtuales a partir de los recuerdos de unos clientes cada vez más longevos, y cuando estos empiecen a olvidarse de cosas tendrán que reconstruir sus experiencias con fuentes históricas para disminuir el estrés que produce la pérdida de memoria. Harán falta personas con gran inteligencia emocional, creatividad y capacidad de narrativa.
      • Constructor de viajes de realidad aumentada: Pokémon Go fue sólo el principio, la economía de la experiencia podría seguir creciendo creando un puesto de trabajo como este, en el que se busque a gente para diseñar, escribir, crear, calibrar, gamificar y desarrollar experiencias y viajes en realidad aumentada. Juegos, aplicaciones o viajes históricos. Para este trabajo se espera que haga falta una licenciatura o experiencia equivalente en escuelas de cine acreditadas, experiencia en MMORPGs y dominio de desarrollo en 3D.
      • Controlador de autopistas: Para monitorizar, regular, planificar y manipular el espacio aéreo y vial, monitorizando y programando las plataformas automáticas de IA utilizadas para la gestión del espacio de vehículos autónomos y drones. No haría falta cualificación universitaria, pero sí estudios de informática, matemáticas, física e idiomas. También buena agilidad mental y capacidad de comunicación.
      • Oficial de Diversidad Genética: La edición genética creará nuevas élites genéticamente perfectas, por lo que en las empresas hará falta una política de inclusión para el resto de mortales, y personas capacitadas de llevarlas a cabo. Hará falta un título avanzado en biología o genómica, así como muchos años de experiencia en cargos de igualdad genética.

sábado, 14 de octubre de 2017

Promos impresiones Noviembre de 2017


Ofertas válidas hasta el 30/11. Consultar por diseños a medida o cantidades especiales.




martes, 27 de junio de 2017

Memorias de estado sólido (SSD): desde su origen hasta hoy

Ya no es raro que cuando vamos a una tienda a comprar un PC o un portátil, el dependiente nos informe, como gran novedad y muestra de que están a la última, que en vez de un disco duro magnético, nuestro nuevo y flamante portátil tiene un disco duro de estado sólido.
La primera experiencia que la mayor parte hemos tenido con memorias de estado sólido, SDD en sus siglas en inglés, fue con las memorias USB y las tarjetas de memoria para smartphone y cámaras de fotografía digital.

Ventajas y desventajas de los discos duros SSD

En esencia, las memorias SSD son memorias no volátiles, siendo una de esas memorias SSD la memoria flash. Las ventajas de tener un disco duro SSD y no magnético son muchas. Una de las más evidentes es la mayor resistencia a los golpes.
Además, un disco duro SSD es mucho más silencioso que un disco magnético tradicional. Debido a que no tienen partes móviles, el acceso a datos es mucho más rápido y la latencia también se reduce. Cuando hablamos de latencia nos referimos al tiempo que tarda el dispositivo, en este caso un disco duro, en reaccionar ante una orden.
Eso es muy importante cuando hablamos del tiempo que se tarda en cargar el sistema operativo y por tanto, de la velocidad con la cual podemos comenzar a trabajar.
Pero en los discos duros SSD no todo son ventajas. Entre sus principales inconvenientes se encuentra que su vida útil es más corta, debido a que el número de ciclos de escritura es mucho menor.
Los discos SSD también son más proclives que los discos duros magnéticos a la pérdida total de información que en ellos hay alojada.
En cuanto a la interfaz, los discos duros SSD pueden utilizar el mismo interfaz SATA que los discos duros magnéticos. Eso hace que su instalación en un ordenador de sobremesa o portátil sea muy fácil, y su sustitución también.

Del disco duro magnético al de estado sólido

Desde el año 2010, la mayoría de los discos duros SSD son memorias flash de tipo NAND, lo que permite mantener guardados los datos sin necesidad de que se administre una corriente eléctrica.
En estos momentos, lo más habitual es la existencia de discos duros híbridos, también llamados HHD en sus siglas en inglés. Estos discos duros híbridos ofrecen la fiabilidad de un disco duro magnético con la velocidad que solo puede imprimir una unidad de memoria SSD.
A pesar de las ventajas y las desventajas que tiene el SSD, la realidad, es, al menos por el momento, que se trata de una tecnología que ha llegado para quedarse y esto se puede hacer extensible tanto para ordenadores de sobremesa como para portátiles.
Como ya hemos indicado, una de las principales ventajas, y algo perceptible casi de inmediato, es la rapidez que tiene un disco duro SSD frente a uno magnético.
Es esta alta velocidad lo que permite llevar a otra dimensión el uso de aplicaciones, sistema operativo y sobre todo el acceso a datos.

¿Tiene futuro el SSD?

Aunque nadie puede asegurar totalmente que los discos duros de estado sólido vayan a convertirse en el futuro del almacenamiento, es muy probable que sí.
Los indicios informan que el estándar se está consolidando por las ventajas que ofrecen ante otro tipo de tecnologías de almacenamiento masivo.
Una de esas ventajas es que, aunque todavía no han alcanzado la capacidad de almacenaje de los discos duros magnéticos, en muy poco tiempo han ido sumando terabytes.
Por otro lado, los precios, que en un primer momento fueron prohibitivos, con el mayor uso de esta tecnología se han ido moderando, haciendo más económica esta opción de almacenaje de datos.
En este sentido, en poco tiempo, hemos pasado de un precio de un euro por cada gigabyte de almacenamiento SSD, a pagar ahora un euro por cada cuatro gigabytes del mismo tipo de almacenamiento.
La consolidación de los discos duros SSD va a depender de la mejora de las NAND, ya que a día de hoy, no existen grandes diferencias en el uso de un disco duro SSD, ya sea utilizando un protocolo NVMe o un protocolo SATA.

jueves, 18 de mayo de 2017

Querés mas seguridad? ...Desinstala tu antivirus

Los antivirus llevan casi el mismo tiempo con nosotros que las computadoras personales y aunque a veces hacen lento nuestro sistema, siguen siendo necesarios, o al menos eso creíamos hasta escuchar a Robert O’Callahan, un ingeniero ex empleado de Mozilla.
O’Callahan recomienda que los usuarios de Windows 8.1 en adelante desinstalen cualquier antivirus con excepción de Windows Defender. Esto sale a la luz luego de que Justin Schuh, ingeniero de seguridad de Chrome, dijera que los antivirus son la única razón por la cual no se puede tener un navegador totalmente seguro.
Según O’Callahan, hay pruebas fehacientes de que ningún antivirus mejora la seguridad del sistema, mientras que tener una de estas ‘soluciones de seguridad’ lleva a que los usuarios tengan bugs que los hackers están dispuestos a explorar.

Los antivirus, cada vez más innecesarios

Si las declaraciones de O’Callahan no son suficientes para ti, debes saber que incluso Symantec, empresa responsable del famoso Norton Antivirus, ha admitido que su producto no puede proteger a los usuarios.
Así mismo, Project Zero, grupo encargado de encontrar vulnerabilidades en distinto software tecnológico, ha encontrado varios bugs críticos en los antivirus más usados, estos bugs tienen un riesgo alto porque la mayoría de antivirus usa permisos elevados de sistema para trabajar. Entre las empresas de antivirus con más bugs se encuentran Kaspersky, Symantec, McAfee, Sophos y Comodo.
O’Callahan dice que los antivirus pueden generar situaciones de riesgo porque no siguen prácticas de seguridad estándar y a veces rompen el código de otros programas, como paso en el caso de Firefox y la implementación del protocolo ASLR.