miércoles, 2 de diciembre de 2015

Las universidades están formando a expertos para un mundo que ya dejó de existir


Yo estudié publicidad hace ya varios años atrás. Cuando comencé a estudiar, Facebook no existía. Solo reinaban Fotolog y seguramente Messenger como las incipientes redes sociales más destacadas.  Para ese entonces, era absolutamente impensado que se pudieran generar estrategias de marketing a través de esas dos plataformas o era absolutamente alocado pensar que alguna marca tradicional contrataría community Manager para dirigir su marca en centros juveniles tan nuevos. 
Bueno, para ese entonces, me habría encantado poder saber que 5 años después el marketing digital se transformaría al mil por ciento y seguramente en el futuro, (a partir aproximadamente del 2008) si quería dedicarme al marketing digital, iba a ser necesario ser un experto en las nuevas redes que vendrían a futuro.
Si bien, esto es una características de todas las áreas del aprendizaje, en el marketing, las comunicaciones y la publicidad, la velocidad con la que se mueve la industria es un tanto más rápida que el resto, o al menos así parece ser. Lo que antes era una innovación total (saber manejar flash para presentaciones) hoy está absolutamente  obsoleto. Entonces, ¿será que hoy en día las universidades están enseñando el marketing digital que dejará de existir en 5 años más?  La verdad, no lo sabemos. Pero como dice la frase, lo único constante y lo único que sí sabemos es que se vienen cambios.
Es cierto, no podemos exigirle a la academia que actualice sus mallas cada 2 o 3 años, porque administrativamente sería un cambio muy drástico. Tampoco podemos exigirle a los profesores que renueven sus clases año a año, pues probablemente no lo hagan y deseen seguir enseñando las mismas herramientas que ellos mismos aprendieron décadas atrás, herramientas que seguramente ni siquiera les sirvieron a ellos en su vida laboral. Pero lo que sí podemos exigir en el mundo del marketing, es hacer un esfuerzo por involucrar a los alumnos en las tendencias actuales y forzar la mirada a futuro. La única forma de conseguir esto es subirse a la velocidad de la industria.  Es suscribirse a todas las páginas de actualizaciones de redes sociales, nuevas herramientas, noticias de última hora, seminarios, eventos, charlas y todas las actividades que vayan forzando los límites delo que hoy nos parece normal y que se está usando.  Debemos prepararnos para una industria que hoy domina, pero que seguramente en 5 años más se reconfigurará totalmente y todas las herramientas que hoy estamos aprendiendo pueden quedar rápidamente fuera del espectro de utilidad necesario.
No es que le esté bajando el mérito a tus profesores o a la casa de estudios donde hoy te estás especializando, pero lo que generará tu mayor competitividad no será el nivel de manejo de los actuales conocimientos, sino el nivel de adaptación que tengas a lo nuevas herramientas que aún no se han creado y que seguramente en 5 o 10 años más, serán absolutamente nuevas para ti y seguramente serán las que las empresas estarán buscando con un manejo profesional que tu profesión debería entregarles.
Finalmente prepárate para un mundo mega conectado, para un mundo sin televisión, sin diarios impresos, sin radios,  con conexiones a internet de las cosas mil veces más rápidas que hoy, con mercados híper-segmentados y con dispositivos móviles que dejarán en el pasado diversas otras herramientas que para hoy son imprescindibles.
Prepárate para el mundo que  viene y no te sigas convirtiendo en un experto del mundo que ya pasó.